Calidad y Código de Buenas Prácticas

Es importante saber de dónde procede lo que comemos y bebemos. El zumo de fruta procede directamente de la fruta entera de la que se exprime y, según la legislación europea sobre zumos de frutas, no puede contener azúcares añadidos bajo ninguna circunstancia.

Ofrecer zumos de gran calidad es una prioridad para el sector europeo de los zumos de fruta ¡Queremos que el zumo sepa bien y sea bueno para la salud! Por lo tanto, el sector sigue mejorando, implementando prácticas de producción que garanticen a los consumidores el zumo de mejor calidad, hecho con garantías y con sus beneficios nutritivos intactos.

Los productores europeos de zumos de fruta tienen en mente el bienestar de los consumidores en todas las etapas de producción, respetando las normas internacionales del CODEX y la legislación europea, para asegurarse de que al mercado solo llegan zumos seguros y de gran calidad. El sector también colabora con el Sistema Europeo de Control de Calidad (EQCS), una asociación independiente, que ha establecido controles, para el mercado local y los envasadores, para garantizar aún más la calidad y la seguridad alimentaria de los zumos.

Comprometida con la protección de los consumidores y con el zumo que beben, la AIJN creó su propio Código de Prácticas, correspondiente a las mejores prácticas en la cadena de suministro de los zumos, reconocido por la Comisión Europea y utilizado internacionalmente por países no europeos. Además de otras normas relativas a los zumos, el Grupo de Expertos en Códigos de Prácticas facilita Directrices de Referencia para los zumos de fruta y verdura que ayudan a cuantificar los efectos que una serie de factores tienen en el zumo y a evaluar mejor su calidad, autenticidad e identidad.

El zumo de fruta se exprime, pasteuriza y envasa de un modo que ayuda a proteger sus nutrientes naturales y calidad. ¡Y la prueba está en el vaso! Comparando el zumo de naranja pasteurizado a diferentes temperaturas, las pruebas realizadas por un envasador muestran que la pasteurización no causa una pérdida significativa de la vitamina C del zumo, manteniendo, con frecuencia, el 95 % o más del nivel original de esta vitamina esencial de los zumos.

Referencias
[1] Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.