Rompiendo mitos

El zumo de fruta no contiene azúcares añadidos 

En contra de lo que se cree erróneamente de forma generalizada, NUNCA se añaden azúcares al zumo de fruta. De hecho, la legislación europea prohíbe añadir azúcares al zumo, independientemente de si procede o no de concentrado.1 El zumo de fruta contiene, aproximadamente, un 10 % de azúcares, que incluyen fructosa, glucosa y sacarosa, que se encuentran de forma natural en la fruta entera exprimida. El 90 % restante del zumo de fruta es agua, vitaminas (por ejemplo, vitamina C), minerales y fitonutrientes. Para más información sobre los azúcares que se encuentran de forma natural en el zumo de fruta, véase Hidratos de carbono y Azúcares del zumo de fruta. 

Los azúcares del zumo de fruta solo proceden de la fruta entera 

Los azúcares del zumo de fruta se encuentran de forma natural en la fruta entera. Ingerir demasiado azúcar, independientemente del tipo, no es bueno para la salud. Por lo tanto, es importante que el azúcar que ingerimos no proceda de fuentes pobres en nutrientes y densidad energética, sino de alimentos abundantes en nutrientes esenciales, tales como el zumo de fruta. Al igual que la fruta entera, cada tipo de zumo de fruta contiene una mezcla distinta de nutrientes. Por ejemplo, el zumo de naranja contiene nutrientes tales como vitamina C, folato y potasio. (Para más información sobre las vitaminas y minerales del zumo de naranja, véase la ficha técnica "Perfil nutricional del zumo de naranja"). Según la Comisión Europea, beber zumo de fruta con moderación es una forma cómoda y apetitosa de ayudar a aumentar la ingesta diaria de fruta y verdura y llegar a la cantidad recomendada de fruta y verdura.5 

El zumo de fruta no se toma para sustituir a la fruta entera 

Como profesional de la salud puede aconsejar a sus pacientes que coman fruta entera en lugar de beber zumo. Sin embargo, dicho consejo no se basa en la premisa de que el zumo sustituye a la fruta entera en las dietas. No existen datos que lo confirmen. Los datos sugieren que los consumidores de zumo de fruta comen más fruta y verdura y no menos. También es mucho más probable que ingieran las cantidades de fruta y verdura recomendadas por muchos países europeos. Los datos también demuestran que el zumo no sustituye, sino que complementa la ingesta total de fruta y verdura.6 La mayoría de europeos no toma las cantidades de fruta y verdura recomendadas, por lo tanto, un vaso diario de zumo de fruta es un aporte considerable al consumo total de fruta. Eliminar completamente el zumo de fruta podría significar que aún menos personas ingirieran la cantidad de fruta y verdura recomendada. Por lo tanto, no es cuestión de elegir entre una cosa y otra, sino que hay que beber zumo de fruta y comer fruta entera. Descubra más sobre cómo el zumo de fruta puede contribuir a una dieta sana y equilibrada, en ¿Por qué hay que beber zumo de fruta? 

El zumo envasado es tan nutritivo como el zumo exprimido en casa 

Existen datos de que algunos nutrientes se reducen ligeramente en el zumo de fruta comercial en comparación con la fruta entera (por ejemplo, mediante pasteurización suave), mientras que otros nutrientes pueden, de hecho, ser más biodisponibles (accesibles para nuestros organismos) debido a procesos tales como la pasteurización. Las vitaminas y los minerales del zumo de fruta proceden directamente de la fruta de la que se extrae.Cada fruta entera y zumo de fruta contiene una mezcla distinta de nutrientes que no desaparecen en el proceso de envasado del zumo. De hecho, los procedimientos de envasado pueden ayudar a preservar los nutrientes de la fruta recién cogida. Los productores europeos de zumo de fruta eligen procesos que ayudan a mantener el valor nutricional del zumo de fruta para los consumidores, exprimiéndolo, pasteurizándolo y envasándolo de un modo que ayuda a proteger sus nutrientes naturales. Para empezar, las frutas del zumo de frutas se exprimen poco después de la cosecha, manteniendo la mayoría de nutrientes naturales de las frutas que, una vez cogidas las frutas, pueden disminuir con el paso del tiempo. Además, el envase protege al zumo de fruta de los efectos de la temperatura, del aire y de la luz y ayuda a mantener sus propiedades naturales. Para más información sobre los procesos de producción del zumo de fruta, véase Cómo se hace el zumo de frutas. 

El zumo ayuda a los niños a comer más fruta y verdura 

Para que los niños (en realidad, todo el mundo) tengan buena salud deberían comer al menos 400 g de fruta y verdura o 5 raciones al día. Actualmente, la mayoría de niños ni se acerca a esas cantidades. Por ejemplo, en el Reino Unido solo el 8 % de los niños llega a su 5 al día. Eliminar el zumo podría reducir aún más esta cifra. Según una investigación independiente, aparte de aumentar la ingesta de fruta y verdura, el zumo de fruta tiene algunos beneficios muy específicos: Es “una fuente importante de magnesio y potasio para los niños de 2 a 5 años”.  

Se cree que paladear el sabor del zumo ayuda a los niños a acostumbrarse a los ‘sabores nuevos’ de la fruta entera y la verdura, lo que a largo plazo influye en la elección de los alimentos. 

Descubra más sobre cómo incluir el zumo de frutas en la dieta de un niño en Consejos para padres. 

No se bebe ‘demasiado’ zumo de fruta 

La mayoría de europeos beben bastante menos de un vaso pequeño de zumo al día. De hecho, la media europea es de apenas 31 ml persona/día. Un vaso pequeño (aproximadamente 150 ml) de zumo de fruta solo aporta el 3 % de las calorías diarias a la dieta de 2.000 kcal recomendada para una mujer. La mayoría de europeos no toma las cantidades recomendadas de fruta y verdura. El zumo de fruta ayuda a aumentar la ingesta de fruta y verdura y a mantener una dieta sana y equilibrada. 

El zumo de fruta es compatible con una buena salud dental

Beber zumo de fruta, junto con buenas prácticas de higiene bucal, es compatible con una buena salud dental. Para disfrutar de todos los beneficios del zumo de fruta en la dieta, además de cepillarse con pasta de dientes con flúor, basta con unas simples medidas para proteger los dientes, por ejemplo, beber el zumo de fruta durante las comidas, y no solo, y beberlo con pajita. Con una buena higiene dental, los alimentos o bebidas nutritivos, incluso los que contienen hidratos de carbono o ácidos, como el zumo de fruta, pueden formar parte de una dieta sana y equilibrada sin el riesgo de que se dañen los dientes. Para más información, véase la sección Salud Dental. 

El zumo de fruta no está directamente relacionado con la obesidad 

No existe una relación directa entre el zumo de fruta y la obesidad y, de hecho, existen estudios que sugieren que los consumidores de zumo de fruta toman más fruta y verdura que los no consumidores y es más probable que sigan las recomendaciones de consumo de fruta y verdura de muchos países europeos. De media, el europeo apenas bebe 33 ml de zumo al día, que son, aproximadamente, 15 calorías, lo que a nivel de población difícilmente puede contribuir a la obesidad o causarla. Lo que da lugar a aumento de peso y a obesidad es el consumo excesivo de calorías y no el zumo de fruta en sí (o cualquier otro alimento o bebida). Para más información sobre la contribución del zumo de fruta a una dieta sana y [bien equilibrada], véase Obesidad y zumo de fruta.      

Referencias
[1] Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.