Los beneficios nutricionales del zumo de fruta

Los beneficios nutricionales del zumo de fruta

El efecto del procesamiento aumentar la biodisponibilidad de los compuestos del zumo de fruta

El zumo de fruta, especialmente el zumo de naranja, es una fuente valiosa de nutrientes y bioactivos como carotenoides y flavanones.

Los carotenoides y flavanonas son biodisponibles en el zumo de fruta. La biodisponibilidad es el grado en que los nutrientes de los alimentos están disponibles para la absorción y la utilización en el cuerpo.

El zumo de fruta procesado tiene una biodisponibilidad similar de flavanonas a la fruta entera pero una mayor biodisponibilidad de carotenoides

El zumo de fruta procesado se compara bien con el zumo recién exprimido en términos de absorción y metabolismo de flavanones, lo que sugiere que tiene un valor nutricional equivalente para los bioactivos.

Varios estudios han confirmado el impacto potencial en la salud de los bioactivos encontrados en el zumo de fruta.3 Sin embargo, aún no se han autorizado declaraciones de propiedades saludables de la UE para los flavonoides cítricos.

Zumo de naranja natural

Zumo de naranja procesado

3.6 x

más contenido en flavonoides
Contenido en flavonoides:

16 mg

Contenido en flavonoides:

58 mg

1.6 mg

2.2 mg

0.7 mg

2.6 mg

5 mg

2.3 mg

1.6 x más biodisponibilidad
2.3 x mayor absorción por el intestino
3.2 x mayor excreción
La investigación muestra que la absorción intestinal y la excreción urinaria es significativamente mayor después del consumo de zumo de naranja procesado. En general, esto dio como resultado un aumento de 1,6 veces la biodisponibilidad.

Aviso legal: Se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información contenida en este documento sea correcta y se haya verificado. Esta información se ha proporcionado para el uso de los profesionales sanitarios, y está destinada exclusivamente a la comunicación no comercial. Su uso no está destinado a los consumidores. La AIJN no asumirá responsabilidad alguna si esta información se utiliza o se divulga con fines publicitarios o comerciales.

Los zumos de frutas contienen una variedad de minerales, vitaminas y compuestos bioactivos, como los fitoquímicos, esenciales para un buen estado de salud. Las guías nutricionales para una dieta sana y equilibrada generalmente recomiendan una gran ingesta de fruta y verdura, que sería esencial para cubrir nuestros requerimientos diarios de vitaminas y minerales. No obstante, este modelo permitiría el consumo con moderación de zumo de fruta para una aportación significativa de potasio y otros micronutrientes.

Vitaminas y minerales

El Reglamento (CE) nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo establece que, para hacer una declaración nutricional, 100 g de un alimento o 100 ml de una bebida debe contener al menos un 15% o un 7,5% del valor de referencia de nutrientes (VRN), respectivamente. Por consiguiente, los zumos de naranja, pomelo, limón, piña y tomate se pueden declarar como «fuente» de vitamina C. Los zumos de naranja, piña y tomate también reúnen los criterios para el potasio, y el zumo de naranja se puede considerar una fuente de folato.

Los nutrientes en los zumos de frutas proceden directamente de la fruta exprimida. No se han percibido diferencias significativas entre los niveles de micronutrientes de la vitamina A, folato, vitamina C, calcio, magnesio y potasio en los zumos al compararse con las frutas de las que se derivaron. En algunos casos, los niveles de sodio pueden ser mayores en el zumo de fruta, mientras que el contenido de potasio, fósforo y magnesio puede ser menor al compararse con el extracto de fruta natural correspondiente.

Beneficios nutricionales

Algunos compuestos de los alimentos, como los fitatos y los polifenoles, inhiben la absorción del hierro presente en los alimentos por el intestino, mientras que otros, como la vitamina C (ácido ascórbico) la favorecen. La función de la vitamina C es tan importante en este sentido que la OMS valoró su papel en la biodisponibilidad del hierro al definir los Valores Dietéticos de Referencia. Se concluye que el consumo del zumo de fruta junto con alimentos ricos en hierro puede facilitar la absorción de este mineral.

Las provitaminas carotenoides como el ß-caroteno, presente en las frutas y verduras, representan alrededor de un 40% de la ingesta diaria de vitamina A en países occidentales. Un estudio con 8.861 sujetos, de los cuales 2.310 bebían zumo de forma habitual, se encontró una mayor ingesta diaria de vitamina A , del orden del 14%, en consumidores habituales de zumo de naranja (equivalente a 660μg de retinol/día vs. equivalente a 580μg/día respectivamente) comparado con los que no lo consumían.

En un estudio que analizaba carotenoides en sangre, se descubrieron concentraciones más altas de alfa-caroteno en sangre después de la ingesta de zumo de fruta comparado con el consumo de verduras enteras crudas o cocinadas. Los zumos de fruta (y verduras) generalmente tienen un alto contenido de ciertos micronutrientes cuya biodisponibilidad, como es el caso de los carotenoides provitaminas, puede ser mayor que la de la correspondiente pieza de fruta o verdura cruda o cocinada.

Potasio y presión arterial

El potasio está presente en cantidades significativas en los zumos de fruta, al igual que en las verduras, los cereales integrales y las legumbres. La ingesta media diaria de potasio en Europa es de entre 2.463 y 3.991 mg/día para adultos. Tras una revisión sistemática de la bibliografía, la OMS recomienda una ingesta diaria de potasio de 3.510 mg con vistas a controlar la presión arterial y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobre todo los accidentes cerebrovasculares. El consumo moderado de zumos de fruta (unos 150-200 ml/día) como parte de una dieta equilibrada podría ayudar al consumidor a alcanzar los niveles diarios recomendados de potasio y contribuir al mantenimiento de una presión arterial normal entre la población.

La energía que aporta el zumo de fruta

Se ha generado preocupación sobre si el contenido de energía de los zumos de fruta, dado su contenido natural en azúcares libres, puede influir sobre la calidad nutricional general de la dieta, disminuyendo los nutrientes. Algunos estudios indican que a pesar de la densidad de energía de los zumos de fruta, su consumo no está asociado con la disminución de micronutrientes esenciales como la vitamina A. De hecho, es todo lo contrario, ya que puede ayudar a llegar a la ingesta recomendada de estos nutrientes.

Fitoquímicos

Los fitocompuestos como los carotenoides, sobre todo la luteina, el β-caroteno y el licopeno, y los polifenoles están presentes en muchos zumos de fruta. En los frutos cítricos, al encontrarse la mayoría de los compuestos fenólicos y carotenoides en la piel, la extracción industrial permite que una mayor cantidad de fitocompuestos pase al zumo.

Conclusión:

Generalmente, las guías alimentarias recomiendan una ingesta de vitaminas y minerales que proceda preferiblemente de frutas y verduras, como parte de una dieta equilibrada. Los zumos de fruta contienen una alta densidad de ciertos micronutrientes, y su consumo se asocia con una mayor probabilidad de cumplir con las guías alimentarias para vitaminas y minerales. La preocupación sobre la posibilidad de que el contenido en azúcar pueda influir de forma negativa sobre la calidad de la dieta o la ingesta de energía no tiene fundamento. Los zumos de fruta pueden declararse como «fuente» de micronutrientes claves, y algunos componentes nutricionales presentes en los zumos de frutas poseen una mayor biodisponibilidad incluso de la fruta natural de la que proceden.

Referencias

Serpen JY (2012)

Comparison of sugar content in bottled 100% fruit juice versus extracted juice of fresh fruit. Food Nutr Sci 3: 1509-1513

Annex XIII of Regulation 1169/2011

EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (2015)

Scientific Opinion on Dietary Reference Values for iron. EFSA J 13:4254, 115 pp

O’Neil CE et al. (2012)

100% Orange Juice consumption is associated with better diet quality, improved nutrient adequacy, decreased risk for obesity, and improved biomarkers of health in adults: National Health and Examination Survey, 2003 – 2006. Nutr J

McEligot AJ et al. (1999)

Comparison of serum carotenoid responses between women consuming vegetable juice and women consuming raw or cooked vegetables. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 8: 227-231

EFSA (2012)

Use of the EFSA Comprehensive European Food 1767 Consumption Database in Exposure Assessment. EFSA J 9(3): 2097, 34 pp

World Health Organization (2012)

Effect of increased potassium intake on blood pressure, renal function, blood lipids and other potential adverse effects. WHO: Geneva, Switzerland

EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies Scientific (2010)

No 1924/20061. EFSA J 8:1469, 17 pp 

O’Connor L et al. (2013)

Dietary energy and its association with the nutritional quality of the diet of children and teenagers. J NutrSci 2: e10

Gibson S et al. (2009)

Associations between added sugars and micronutrient intakes and status: further analysis of data from the National Diet and Nutrition Survey of Young People aged 4 to 18 years. Br J Nutr 101: 100–107

Peleg H et al. (1991)

Distribution of bound and free phenolic acids in oranges (Citrus sinensis) and grapefruits (Citrus paradisi). J Sci Food Agric 57:417–426

Gil-Izquierdo A et al. (2002)

Effect of processing techniques at industrial scale on orange juice antioxidant and beneficial health compounds. J Agric Food Chem 50: 5107–5114