Zumos de fruta y néctares, ¿en qué se diferencian?

El desconocimiento sobre el zumo y el néctar provoca que en muchas ocasiones estos tiendan a confundirse. Muchas personas no saben que se trata de productos diferentes y esto da lugar a error.

El zumo de fruta se obtiene por presión y pasteurización de la fruta sana y madura y no contiene azúcares añadidos, más que los presentes en la fruta de forma natural.

Una vez elaborado el zumo por presión de fruta, este se concentra mediante evaporación del agua, con el fin de facilitar su almecenamiento y transporte. En el envasado se restituye el agua evaporada en las mismas cantidades que las que contiene la fruta natural.

Por su lado, los néctares se elaboran a partir de zumo o puré de frutas (entre el 25 y el 50% como mínimo dependiendo de las frutas) y se les añade agua, con o sin azúcar o edulcorante. El néctar permite consumir frutas con mucha pulpa como el plátano, el albaricoque o el melocotón o frutas ácidas como los fruts rojos o el limón.

En ninguno de estos casos está permitida la adición de colorantes o conservantes, ya que la Directiva Comunitaria 2012/12/UE y el Real Decreto 781/2013 en España no lo autorizan.