Zumo de fruta a lo largo de la vida - Niños

PUNTOS CLAVE 
  • • Es una manera fácil de que los niños consuman vitaminas y minerales. 

  • • Un vaso de zumo al día puede ayudar a cumplir los objetivos diarios para la ingesta de fruta. 

  • • Un vaso de zumo de naranja de 150 ml contiene entre un 121-182% de la Ingesta Adecuada[1] (IA) de vitamina C y un16-23% de la IA de folato. 

  • • La vitamina C potencia la absorción de hierro no hemo, ayudando a mantener unos niveles normales de hierro. 

  • • El zumo de fruta es un líquido, y contribuye a la hidratación del organismo. 

RETOS Y REQUIRIMIENTOS NUTRICIONALES

La niñez comprende el periodo que va desde la infancia tardía hasta el comienzo de la adolescencia. Durante este periodo, los niños amplían la variedad de alimentos y bebidas que toman, mejorando las opciones para cubrir los requerimientos nutricionales. Esto es esencial para el crecimiento, el desarrollo mental, y la adaptación sociocultural. Algunos de los retos alimentarios son:

Reducido consumo de fruta – Las encuestas europeas[2] indican que el consumo de fruta y verdura es bajo entre niños y jóvenes en todos los países en comparación con las recomendaciones de 400-500 g / día. Como muestra la tabla de debajo, el consumo también varía considerablemente entre países. La Organización Mundial de la Salud (OMS)[3] informa que, de media, menos de la mitad de los niños consumen fruta de forma diaria. Un vaso pequeño de zumo de fruta constituye una porción de fruta en muchos países. 

Hábitos alimenticios delicados – Mientras que la mayoría de los niños consumen muy poca fruta y verdura, este hecho se hace más patente entre los niños preescolares y aquellos que son especialmente quisquillosos o que tienen aversión a probar cosas nuevas. Estos mismos colectivos también tienden a tener una dieta baja en vitamina C.[4] Para los niños que no quieren comer fruta o verdura entera, los zumos pueden ser una fuente alternativa de vitaminas y minerales. Por ejemplo, un pequeño vaso de zumo de naranja (150 ml) cubre el requerimiento diario europeo para la vitamina C.[5]

FruitjuicemattersNiveles bajos de hierro – Una revisión[6] de 44 estudios llevados a cabo en 19 países europeos llegó a la conclusión de que, mientras que el nivel medio de hierro en bebés se aproxima a los valores recomendados, un porcentaje significativo de niños tenían una deficiencia de hierro. Entre el 10% en los Países Bajos y el 50% en Austria, Finlandia y el Reino Unido. El índice de deficiencia de hierro se encuentra en un 5% aproximadamente en Europa occidental, llegando al 50% en Europa oriental. 

Estreñimiento – Las directrices de la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición sobre el estreñimiento sugieren aprovechar el contenido de sorbitol de ciertos zumos para paliar el riesgo de estreñimiento en los niños. Los zumos de ciruela, pera o manzana pueden incrementar el contenido de agua y la frecuencia de las deposiciones en los niños que tienen estreñimiento.[7]

Fruitjuicematters
ZUMO DE FRUTA: BENEFICIOS PARA LOS NIÑOS

El zumo de fruta procede de la fruta exprimida o triturada, por lo que su composición nutricional refleja la de la fruta que se usa durante el proceso. Los valores nutricionales son parecidos, independientemente de si el zumo procede de concentrado o no. La ley europea prohíbe la adición de azúcares al zumo de fruta, indistintamente del método de producción,[8] a diferencia de los néctares o las bebidas refrescantes, que sí pueden contener azúcares añadidos o edulcorantes artificiales. 

La composición nutricional del zumo de naranja por 100 ml se describe a continuación. Un vaso de 150 ml contiene 60 kcal, 13,6 g de azúcares naturales y 55 mg de vitamina C. Los valores marcados en azul representan una alegación oficial de “fuente" de dicho nutriente en Europa. 

Los nutrientes contenidos en el zumo de fruta juegan papeles distintos y reconocidos para mantener una buena salud, de acuerdo con las alegaciones de salud autorizadas por la UE.[9] 

• El folato ayuda a mantener el buen funcionamiento psicológico y del sistema inmunológico. 

• La vitamina C contribuye tener unos dientes, piel y encías sanos, e influye en la salud ósea ayudando a mantener unos niveles normales de colágeno. La vitamina C también fomenta la absorción del hierro de fuentes no hemo como las verduras de hoja verde y los alimentos enriquecidos. 

• El potasio contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso y ayuda en mantener una adecuada función muscular y presión arterial. 

El zumo de fruta se comporta de forma distinta que las bebidas refrescantes azucaradas en cuanto al control glucémico, de modo que no pueden ser clasificados de la misma manera. La evidencia indica que en niños: 

• El zumo de fruta no estuvo asociado con ningún cambio en el valor Z del índice de masa corporal en niños de un año o más en una revisión de ocho estudios de cohortes prospectivos realizados con más de 34.000 niños.[10] 

• El consumo de zumo de naranja está relacionado con una mayor ingesta de vitamina A, vitamina C, folato y magnesio, según un análisis secundario del estudio NHANES, llevado a cabo en los Estados Unidos.[11] Tampoco se describió ninguna diferencia en el riesgo de obesidad entre niños que consumían zumo de fruta y los que no. No es sorprendente que los niños que consumían zumo de fruta también consumían más fruta entera y puntuaban mejor en el Índice de Alimentación Saludable 2005. 

Fruitjuicematters
INCORPORAR EL ZUMO DE FRUTA EN LA DIETA

La Academia Americana de Pediatría[12] informa que los niños mayores de un año pueden tomar zumo de fruta exprimida o reconstituida de forma diaria como parte de una dieta saludable. La ingesta diaria adecuada se refleja en la siguiente tabla. En muchos países europeos, el zumo de fruta se considera complementario al objetivo de fruta y verdura para la población. 

Puesto que la vitamina C aumenta la biodisponibilidad del hierro no hemo (procedente de alimentos enriquecidos, suplementos y verduras de hoja verde, entre otros),[13] es mejor consumir el zumo de fruta con las comidas. Además, así se minimiza cualquier impacto sobre el esmalte dental, y es la opción preferida por los dentistas.

Referencias

[3] OMS (2016)

World Health Organization WHO Regional Office for Europe, Growing up unequal: gender and socioeconomic differences in young people’s health and well-being.

[4] Kozioł-Kozakowska A et al. (2017)

Prevalence of food neophobia in pre-school children from southern Poland and its association with eating habits, dietary intake and anthropometric parameters: a cross-sectional study. Pub Health Nutr 18: 1-9.

[6] Eussen S et al. (2015)

Iron intake and status of children aged 6-36 months in Europe: a systematic review. Ann Nutr Metab 66: 80-92.

[7] Baker SS et al. (1999)

 Constipation in infants and children: evaluation and treatment. A medical position statement of the North American Society for Pediatric Gastroenterology and Nutrition. J Pediatr Gastroenterol Nutr 29: 612–626.

[8] Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

Diario Oficial de la Unión Europea. Directiva 2012/12/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

[10] Auerbach BJ et al. (2017)

Fruit juice and change in BMI: a meta-analysis. Pediatrics 139: pii e20162454

[11] O’Neil CE et al. (2012)

100% Orange Juice consumption is associated with better diet quality, improved nutrient adequacy, decreased risk for obesity, and improved biomarkers of health in adults: National Health and Examination Survey, 2003 – 2006. Nutr J

[12] Heyman MB u.a. (2017)

Fruit juice in infants, children and adolescents: Current recommendations. Pediatr 139: e20170967

[13] EFSA (2015)

Scientific Opinion on Dietary Reference Values for iron. EFSA J 13:4254, 115 pp.